No es tu edad la que te encamina

No es tu velocidad la que te da vida

No es tu agilidad la que te anima,

Es tu adaptabilidad hacia la cima

Y tu resilencia la que te reanima

También tu fortaleza que te da estima y autoestima

Y quizás también tu mentalidad la que te da pericia

Y te legitima para darte esa sabiduría

Concediéndote ese momentum, que es tuyo

Y nadie te lo quita…