Tocamos el suelo cuando nos desanimamos

Y nos apesadumbramos en un sin fin de desacreditarnos

Pero nos animamos cuando nos enfocamos

Y nos movilizamos para armarnos, de valor

Por eso tocamos el cielo cuando logramos y nos vanagloriamos…