Son esos reencuentros entre amigos de la infancia que te traspasan

Son esas quedadas con tus compañeros de batallas que te contagian

Son esos cafés interminables con amigas que te encantan

Son esas reuniones informales que se alargan y te atrapan

Son esos encuentros espontáneos que te seducen a repetir

Son esas casualidades que te trastocan y no puedes dejar de pensar

Son esas copas de “la última y nos vamos” que no quieres que llegue a su fin…