Guarda tu pluma

Guarda tu memoria, tu talento y tú tesón

Guarda tu luz que un día te alumbró y el poema reflejó

Guarda tu cultura que un día te defendió

Guarda tu experiencia

Y guarda ese amor que un día se manifestó

Guarda tu ternura, tú rabia y tú emoción para algo nuevo que te emocionó

Guarda, siempre guarda para aquello que tienes ahí y nunca te dejó…