Aprender a aprender, es una tarea impertinente

Aprender a volar, es un hábito recurrente

Pero aprender a destinar, es un objetivo muy gratificante.

Por éso aprende, establece un hábito, vuela alto y buen camino!.