La noche gris da paso a un azul marino, clareando por el olvido de la noche para seguir un radiante día de luz y color y sumirse en una tardía sensación de recogimiento y dar paso a un azuloscurocasinegro de melancolía y de eterna quietud…

Hasta el lado oscuro de la vida está lleno de colores