Dedicados a aquellos que cada día llaman puertas para superarse…

Unas se abren otras se cierran, algunas que giran te atropellan y otras te las estrellas,

algunas no sabes como van: para dentro, para afuera y otras se quedan a medias

pero todas indican entrar al cielo o al infierno…

Unas son hogar, puertas que incitan a entrar, otras te dejan echar a correr pero algunas invitan a permanecer. Todo depende de quién te encontrarás o porqué merece la pena ingresar.

Puertas majestuosas que a veces no corresponde con lo señorial, puertas de servicio que son más dignas de atravesar o puertas de atrás que te invitan a no volver jamás…

Unas puertas se cierran, otras se abren y otras entremedias para optar si entrar o salir y tu decidir…