A veces basta coincidir con esencias reales que nos cautivan. 

A veces solo basta congeniar con almas gemelas que nos admiran. 

A veces solo basta conexiones con universos paralelos que nos gravitan. 

A veces tan solo conectar con miradas sinceras que nos encandilan. 

Y tan sólo encadenar con corazones conectados como un solo gladiador.