Siente la razón, una sed de justicia, un juicio contenido con alma que enjuicia. 
Percibe la alusión, un afán de mérito desmedido tal como una imposición en 

descontrol. 
Somete la sinrazón, una ley de insumisión, una bárbara insensatez que adoctrina y sin justificación.