Cuentan los ancianos del pueblo que en otros tiempos, en su tierna infancia no había nada que obsequiar pero la benignidad fluía más.

Relatan los viejos del lugar que se carecía de víveres pero se alimentaban de generosidad…